850 estudiantes, dos países, 17 provincias, una idea colectiva

Construir colectivamente para mejorar la escuela. Estuvimos en Formosa en el segundo Foro Federal de Centros de Estudiantes Secundarios y te contamos todos los detalles de un encuentro educativo único.


Más de 800 estudiantes de 17 provincias de la Argentina y de Paraguay bajan de decenas de micros en la terminal. Los anfitriones son, también, estudiantes: los saludan, les ayudan a cargar los bolsos, los acompañan a los hoteles. Es miércoles por la tarde en la ciudad de Formosa y el jueves comenzará el Foro Federal de Centros de Estudiantes Secundarios, el segundo encuentro de este tipo en el que alumnos de todo el país se reúnen para compartir experiencias y pensar cómo mejorar la calidad de la educación. Es un proyecto de estudiantes para estudiantes.


En las caras de los chicos y las chicas se adivina el agotamiento. Vienen, literalmente, de los rincones más diversos del país. Saben, además, que el día siguiente será largo: a las 8.30 comenzará formalmente el Foro y les espera una jornada entera de talleres y asambleas, encuentros y debates. Las rimas desafiantes del trap y las melodías pegadizas del reggaetón que suena de fondo contrastan con la tranquilidad de la cena.



Ahora sí

Jueves 8.30 de la mañana en Formosa. Composición tema: “Nuestra escuela secundaria”. Esa es la línea de trabajo alrededor de la cual girarán los talleres del día: gestión de organizaciones, centros de estudiantes y la comunidad educativa, diversidad, transformar la escuela y educación sexual integral.

Camila López viajó 27 horas desde Viedma, Río Negro, y participó del Taller “Transformar la escuela”. “Una de las conclusiones más importantes a las que llegamos fue que si queremos cambiar la secundaria tenemos que trabajar en conjunto. Solos no podemos hacer nada”, explicó.


Ana Belén Rolón no tuvo que viajar tanto como Camila: es de Formosa y vive a pocas cuadras de la escuela 31, donde se desarrolló el taller de Educación Sexual Integral. Cuenta, sonriente, que el taller le permitió problematizar cuestiones que hasta ese momento no había pensado: “En mi escuela la implementación de la ESI es muy limitada. Lo que más me interesó del taller fue discutir los escraches en redes sociales como metodología de denuncia”.



El taller de ESI fue, sin dudas, uno de los más convocantes de la jornada. Ariana Orona llegó desde Córdoba como representante del Colegio Pre Universitario Manuel Belgrano. Coincide con Camila en la necesidad de problematizar los escraches: “La ESI es una herramienta para evitar tanto los abusos como los escraches, que en definitiva reproducen el sistema patriarcal que nos oprime a las mujeres y a los cuerpos gestantes”. Ariana además contó que en su escuela recibió una educación sexual muy biologicista y que recién ahora, tras años de militancia y discusiones, se logró incluir la ESI en materias como Psicología o Ética Ciudadana: “Yo no voy a percibir los cambios porque ya me estoy egresando, pero las próximas camadas se van a beneficiar muchísimo por nuestras luchas”.


Matías Zuter es el presidente de la Federación de Estudiantes Secundarios de Córdoba y participó como orador del taller de “Centros de estudiantes y comunidad educativa”. Para matías, los problemas que se presentan en la vida de los estudiantes son los mismos que los que pueden llegar a tener otros sectores de la comunidad. Por eso considera que “es fundamental generar instancias de diálogo y de trabajo para llegar a soluciones colectivas con otros sectores”.


El rol de los centros

Más allá de los diversos talleres, el Foro funcionó como un punto de encuentro para repensar el rol de los centros de estudiantes. En ese sentido, Abelardo Diffilipo, delegado de sexto año del Colegio normal Alejandro Carbó de Córdoba, hizo hincapié en la posibilidad de construir una conciencia política: “El rol del centro de estudiantes, más allá de la defensa gremial de los alumnos, es servir como plataforma para que los estudiantes puedan crear una conciencia política. No es sólo defender a los estudiantes sino también reivindicar el pensamiento político. El centro es el primer paso de un pibe en la participación política. El primer voto de un pibe se da dentro de un colegio, eso no es política partidaria, pero es política”. Y agregó: “Yo milito porque la política es la mejor herramienta para transformar la realidad”.


Tupac Ascarza Souihlhe, presidente del centro de estudiantes de la Escuela Técnica Manuel Belgrano de Resistencia, Chaco, también se enfocó en la militancia como herramienta para transformar la realidad. Además, señaló que los participantes del encuentro provienen de familias con niveles muy dispares de trayectorias políticas: “Vengo de una familia muy militante, mis abuelos fueron presos políticos de la dictadura, pero tiene mucho más mérito la militancia de quienes vienen de familias no politizadas. Es muy noble y admirable, porque nace de ellos, de una mirada crítica de la sociedad. Para mí, que tengo el apoyo de mi familia, es mucho más fácil”. Además, Tupac consideró que “la principal función de centro de estudiantes es representar a los chicos que se sientan al lado tuyo todas las mañanas, ocuparse de los problemas que puedan tener los estudiantes y hacer de la escuela un lugar apto para aprender, estudiar y crecer.