Militantes de la educación




Abelardo Diffilipo, delegado de sexto año del Colegio normal Alejandro Carbó de Córdoba.

“El rol del centro de estudiantes, más allá de la defensa gremial de los alumnos, es servir como plataforma para que los estudiantes puedan crear una conciencia política. No es sólo defender a los estudiantes sino también reivindicar el pensamiento político. El centro es el primer paso de un pibe en la participación política. El primer voto de un pibe se da dentro de un colegio, eso no es política partidaria, pero es política.

Una de las problemáticas que sufrimos es que el colegio no brinda contención. Un pibe no tiene contención en el colegio ni en la casa termina en la calle.

Hay que fomentar la participación política. Yo milito porque la política es la mejor herramienta para transformar la realidad”




Tupac Ascarza Souihlhe, presidente del centro de estudiantes de la Escuela Técnica Manuel Belgrano de Resistencia, Chaco.

“Vengo de una familia muy militante, mis abuelos fueron presos políticos de la dictadura, pero tiene mucho más mérito la militancia de quienes vienen de familias no politizadas. Es muy noble y admirable, porque nace de ellos, de una mirada crítica de la sociedad. Para mí, que tengo el apoyo de mi familia, es mucho más fácil.

La principal función de centro de estudiantes es representar a los chicos que se sientan al lado tuyo todas las mañanas, ocuparse de los problemas que puedan tener los estudiantes y hacer de la escuela un lugar apto para aprender, estudiar y crecer.

El presidente de un centro de estudiantes tiene que ser alguien decidido, con liderazgo, comprometido. Pero lo importante es trabajar en equipo, no le doy importancia a las jerarquías.

Una escuela ideal es un lugar en el que los chicos puedan expresarse libremente, en el que no haya ningún tipo de persecución ideológica. Y que los chicos puedan expresarse políticamente. En nuestra escuela nos prohíben hablar de política y yo creo que la escuela es el único espacio que tienen los pibes para hablar de política, porque algunos no lo pueden hacer ni en la casa ni en la calle. El único lugar que tiene un joven para desenvolverse en la política es la escuela”.





Guillermo Kriebaum, Escuela Técnica N 3 Pirané, Formosa.


“En mi escuela los chicos tienen problemas con los profesores porque los profesores les faltan el respeto. Tuvimos un profesor que se sobrepasaba con sus alumnas. Venía pasando de hace varios años y nadie contaba nada. Intentaba hacer que nuestras compañeras se sintiera atraídas por él, era una cosa de abuso. Gracias al centro el profesor dejó de dar clases. El profesor tenía el poder sobre la nota, y si no te llevabas bien te podía perjudicar.

Sin el centro de estudiantes los chicos no tienen una voz para hacerse escuchar. Sin el centro no podemos cambiar nada en el colegio.

La educación es aprender a vivir y solucionar los problemas en un mundo en el que no tenemos ayuda.

Hacer política es ayudar a las personas, pero últimamente se asocia la palabra política a corrupción y robo”.





Karen Páez, Escuela Técnica N 3 Pirané, Formosa.


A veces los profesores o los directivos son injustos con los chicos, y nosotros somos la voz de los chicos que no se animan a hablar, somos los representantes de los chicos ante los directivos. Tuvimos un problema con su profesor que se sobrepasaba con las chicas. Una alumna se acercó y nos lo comentó, y pudimos solucionar el problema a través del diálogo con los directivos.




Lucas Vera, presidente del centro de estudiantes Escuela N 2 de Pirané Formosa.


Como presidente del centro de estudiantes debo gestionar, exigir y reclamar la comodidad de los chicos en el colegio.

El principal problema que veo en la escuela es el bullying por las preferencias sexuales de cada persona. A veces los alumnos nuevos no se pueden adaptar, por eso es importante ponerse en el lugar del otro. El centro debe asegurar la educación de los chicos para que se sientan cómodos y tengan la educación que se merecen.