Homeschooler adolescente

Actualizado: 27 de sep de 2019

Desescolarizada desde los diez años, Josefina tiene 17 y está terminando el secundario a través de una escuela sombrilla estadounidense que le permite rendir libre por internet. Testimonio de la hija mayor de Gisela Arcando.

-¿Qué recordás de tu paso por la escuela?


-Comencé a hacer homeschooling a los diez años. Recuerdo las clases, los amigos, los maestros. Tengo algunos lindos recuerdos y otros no tanto. Me gustaba pasar tiempo con mis amigos. Lo que no me gustaba era el trato que nos daban los docentes y los directivos, que no respetaran mis tiempos de aprendizaje y que los maestros les pusieran etiquetas a los alumnos.


-¿Tenías ganas de pasar a hacer homeschooling o fue una decisión de tus padres? ¿Cómo abordaron esa decisión?


-Si bien fue una decisión de mis padres, cuando me la comunicaron estuve absolutamente de acuerdo. Yo era chica pero ellos me conocían muy bien y sabían perfectamente que era lo mejor para mí y mis hermanos. Hoy estoy agradecida de esa decisión que tomaron, porque así puedo ser más independiente y aprender de otra manera.



-¿Qué es lo que más te gusta de hacer estudiar en tu casa?


-Lo que más me gusta es poder tener tiempo, ser la dueña de mis decisiones y ser independiente.


-¿Y lo que menos?


-No hay nada que no me guste, tengo una vida plena y feliz y el homschool es parte de esa vida.


-¿Tenés amigos y amigas de tu edad? ¿Dónde los conociste?


-Tengo amigos de muchas edades, incluida la mía. Los amigos son de la vida, de los distintos ámbitos en los que nos movemos. Amigos que fui conociendo en las distintas actividades que realicé en mi vida hasta ahora. También soy amiga de los hijos de familias amigas.


-¿Sabés lo que querés hacer cuando termines?


-Me gusta inglés y diseño. Tal vez combine ambas cosas, pero por ahora voy a seguir estudiando, total nadie me corre. Algo que aprendí con este método es que cada persona tiene su tiempo. Hay un tiempo estándar pero si alguien se atrasa o se adelanta no pasa nada. Lo importante es descubrir qué nos apasiona.